Sigue mi blog

lunes, 23 de marzo de 2015

Truco ,El mejor bizcocho




La cocción de los bizcochos

Por lo general la mayoría de los bizcochos, exceptuando los de tipo plancha para brazo de gitano que se cuecen en el tercio inferior del horno, deberíamos de situarlos tan cerca de la parte central del horno como nos sea posible.
Su temperatura ideal y que no deberíamos de superar es entre 170 y 180 grados centígrados. Y siempre mejor depositando el molde encima de una rejilla que encima de una bandeja ya que así el calor se propaga mucho mejor.
Para comprobar si nuestro bizcocho ya está cocido deberemos de pincharlo con una brocheta de madera o una aguja de tejer fina, si no sale masa pegada a ella es que nuestro bizcocho está cocido. Eso sí, no debéis de abrir el horno hasta que no haya pasado tres cuartos del tiempo total de horneado ya que si no corréis el riesgo de que el bizcocho se desinfle.




Aquellas recetas en donde nos pida una cocción de más de cuarenta minutos necesitaremos tapar nuestro bizcocho con un trozo de papel de aluminio engrasado ligeramente para evitar que se queme en la superficie. Al igual que antes no abrir el horno antes de que se haya pasado dos terceras partes del tiempo de cocción.

4 comentarios:

Marisa Gonzalez Lopez dijo...

Gracias por estos consejos.

pedro perez dijo...

Muchas gracias Marisa te estas convirtiendo en una fiel seguidora , Felices Fiestas .

Evita besos y abrazos dijo...

Buenos consejos si, sobretodo lo de cubrir el bizcocho. Ahora tengo un horno eléctrico que calienta mucho por arriba, así que me acordaré de taparlo tal y como aconsejas

Anónimo dijo...

Hola mi nombre es Mar y son muy buenos trucos para un buen bizcocho pero, hay un truco que no se ha mencionado y que me parece que es muy importante para que el bizcocho no esté apelmazado y quede más esponjoso y es la mantequilla (se puede sustituir por margarina para las personas intolerantes a la lactosa que contiene o para las personas con colesterol). Siempre hay que ponerle más o menos un tazón de mantequilla en pomada (por pomada me refiero a que hay que dejarla a temperatura ambiente y cuando la vayamos a utilizar se pueda manejar bien con varillas o cubiertos de madera de manera que parezca pomada) y una vez comprendido que es en pomada hay que ponerla después de batir las yemas de huevo con el azúcar. Cuando se haya mezclado la mantequilla a la crema de huevos y azúcar hay que echarle la harina y continuar con los demás ingredientes. NUNCA y repito NUNCA debéis meter la mantequilla al microondas o fundirla en el fuego pues el bizcocho no subiría y no quedaría esponjoso. También es muy propicio para esponjarle más que, cuando se están batiendo las yemas con el azúcar que se le ponga una pizca de sal, OJO!! Una pizca… no un puñado como para salar patatas fritas que sino ya podéis tirar el bizcocho jajaja.
Espero que os guste de la forma que os he dicho, yo hago así mi bizcocho veteado y queda muy bueno y esponjoso y dura un montón de tiempo si se tapa bien con papel film.